Reportaje realizado por Laia Ruich y Aitor Marichalar para TV3, Televisión de Catalunya

viernes, septiembre 08, 2006

Fassman vive


Queríamos creer que el recuerdo del profesor Fassman aún vivía en aquellos que hubieran presenciado su espectáculo o asistido a sus cursos en América. Ahora tenemos la certeza y ha superado cuanto queríamos creer. En apenas tres semanas hemos recibido mensajes electrónicos de Argentina, Chile, Perú y Venezuela. Ahora podemos decir sin duda que el profesor Fassman vive, en un sentido más amplio que el estrictamente religioso. De todos los mensajes recibidos -que, por supuesto, hemos contestado personalmente- queremos compartir con ustedes uno que nos parece de gran interés por varios motivos. Nos lo envió desde Venezuela el Sr. Enrique Estéguy. Lo reproducimos en esta entrada que, como verán, tiene relación con la entrada anterior.

Mi muy estimada MARÍA:
No se puede imaginar el honor y el placer que me motiva el ponerme en relación con la hija de mi admirado PROFESOR FASSMAN.
Quiero iniciar mi correo-e informándole que soy Mago habiéndome profesionalizado a los 17 años. Puede obtener una información más detallada en mi página
www.abracadabra.com.ve .
Allí tomará conocimiento que he nacido en Francia y bastante cerca del origen de su padre ya que fue en la ciudad de Pau, en la base de los Pirineos pero del otro lado. Mi padre era nacido en Argentina, de padres franceses, por lo que tengo las dos nacionalidades. Antes de la guerra de 1939 toda la familia regresó a Argentina.
Allí vi, por primera vez, un Mago que me inoculó la pasión por el Arte. En la página que le he indicado encontrará toda esa historia.
Desde luego, apasionado como me encontraba, no me perdía la ocasión de poder admirar los Artistas que se presentaban en Buenos Aires, donde yo vivía. Entre ellos el PROFESOR FASSMAN.
Pude asistir a 3 de sus presentaciones en el Teatro Odeón, sobre la calle Esmeralda casi esquina
de la avenida Corrientes. El bello teatro, construido en 1927, fue demolido creo que en 1990 pese a la fuerte oposición de la ciudadanía pero, con la promesa de sus propietarios, de volver a construir, en el lugar, otro teatro. Hasta el día de hoy solo hay un estacionamiento para automóviles. Fue una terrible pérdida para la ciudad de Buenos Aires.
De esas presentaciones pude participar, como asistente por parte del público, en dos ocasiones. La primera en una demostración de hipnosis colectiva en la que, el PROFESOR FASSMAN, logró que no pudiera abrir los ojos y, en la segunda, que lo guiara mentalmente a realizar una tarea indicada por otro espectador libremente seleccionado por mi.
Esto último fue para mi algo notable. En esa época, que calculo por los años 1950, tendría unos 15 años y eran mis inicios en el Arte Mágico de manera que mis conocimientos eran algo elementales. Mi comentario de la experiencia a mi hermano mayor aún es relatada por él como yo se la conté por la impresión que me había causado.
Vuelvo a insistir sobre aquello que escribí en el artículo que permitió que nos conociéramos.
La personalidad del PROFESOR FASSMAN, su aspecto físico, su impactante presencia escénica, su histrionismo y la variedad de su repertorio, hacían del espectáculo unipersonal algo de fuerte impacto que le permitía alcanzar una formidable realidad a las experiencias que exhibía.
En esas oportunidades se presentaba solo y no llegué a conocer a DEYKA que, creo entender, era su madre.
Quedando a vuestras órdenes para cualquier cosa en la que pueda serle útil, e insistiendo en la satisfacción que representa para mi ponerme en comunicación con la hija del PROFESOR FASSMAN me despido, como es mi costumbre, con un fuerte abracadabrazo de
Enrique Estéguy ABRACADABRA
Damos las gracias al amigo Enrique y además recomendamos de todo corazón que visiten su página web. Es lo que llamamos en España una gozada por su amenidad y por su calidez humana.
Amigo Enrique: Esperamos que nos perdone por haber "robado" esta fotografía de su web, pero como usted mismo dice, esto es magia.

1 comentario:

asolas dijo...

hola maria!! Gracias por dejar tus comentarios en mi blog. Sí , nombré a fassman poruqe en mi casa aqui en Colombia mi padre tiene dos de sus libros. El fue su alumno cuando era joven. Ahora está enfermo de los nervios y estoy muy triste. Por eso escribí el nombre de tu padre, porque hace parte de mis recuerdos con el mío. Un abrazo,
Asolas