Reportaje realizado por Laia Ruich y Aitor Marichalar para TV3, Televisión de Catalunya

martes, octubre 31, 2006

Respuestas

Ayer recibimos un mensaje muy divertido de un visitante anónimo. Como el humor era una cualidad que Fassman cultivaba y recomendaba, y como es una de las mejores cosas que se pueden compartir, publicamos aquí el mensaje íntegro para regocijo de todas las visitas.
Hola, escribo para deciros que el profesor Fassman hipnotizó a mi abuelo y le hizo clavar dos palos y unirlos con un hilo de metal para poder tender su ropa (la de Fassman), simplemente porque no tenia ganas de hacerlo él mismo. Quisiera pedirle a vd., MMIR, si es quien dice ser, que me pida perdón en nombre de su padre por hacer trabajar a mi abuelo hace unos treinta años en contra de su volundad. Atentamente, Anónimo
Apreciado anónimo: En primer lugar le aclaro que sí soy quien digo ser, o al menos eso me parece. No sé si los demás estarán de acuerdo porque sabido es que una cosa es lo que somos, otra lo que creemos ser y otra lo que creen que somos quienes creen conocernos.
En cuanto a la anécdota de su abuelo, nadie que conociera a Fassman la pondría en duda. En Sort aún viven testigos que vieron a un paisano subirse a un árbol frente al café Pessets convencido por Fassman de que era un mono; testigos que vieron en lamentable estado de embriaguez a un grupo de clientes del bar Coyote después de haberse tomado varias rondas de lo que Fassman les hizo creer que era aguardiente, aunque en realidad les habían servido agua; testigos que vieron cómo un grupo de personas que estaban en un café de la gasolinera de Rialp, se lanzaba, bajo los efectos de una sugestión de Fassman, a apagar con cubos de agua un fuego inexistente en uno de los surtidores de gasolina. Dicen que en Bilbao, en los años cuarenta, convenció a un compañero de tertulia en un café de que se le estaba hinchando la cabeza. El pobre hombre se levantó despavorido para ir al médico. Lo más curioso del caso es que cuando intentó ponerse el sombrero para salir del café, la cabeza no le entraba. Hay cientos de anécdotas de este tipo reveladoras, no sólo del extaordinario poder de sugestión del profesor, sino de su muy personal sentido del humor.
Así que a su abuelo le hizo montar un tendedero. Comprendo su indignación y me disculpo, sin ningún inconveniente, en nombre de mi padre. Consuélese considerando que su respetable abuelo no tuvo que subirse a un árbol en la vía pública, ni salir de un bar borracho perdido, ni echarle cubos de agua a un surtidor helado, ni luchar infructuosamente por ponerse en la cabeza hinchada su sombrero de toda la vida. En fin, que podría haber sido algo peor.
Millones de gracias por su colaboración y no dude en contactar con nosotros si se entera de otro de los experimentos de hipnosis con que el profesor se divertía, poniendo a prueba a sus amigos.

domingo, octubre 29, 2006

¿Como abordar la biografía?

Curiosamente, el número de visitas a esta bitácora y el tiempo que se quedan sus lectores se han disparado a partir de la entrada anterior. Son muchos y en lugares muy distantes los que ahora comparten con nosotros algo que se había quedado dentro del ámbito estrictamente familiar. Quiero creer que a mi padre le complace. En sintonía con lo que esperan nuestros lectores, hoy queremos aclararles un poco más lo que nos proponemos.

Nos planteamos escribir la biografía del profesor Fassman durante una ceremonia muy significativa en la que el alcalde de Sort, Sr. Agustí López Pla, pronunció un discurso y haciendo referencia al profesor dijo que, si nadie escribía su vida, acabaría convirtiéndose en una leyenda. Tomé la decisión de hacerlo en ese mismo momento y unas semanas después empecé a trabajar en el proyecto con Ana Braga. En el punto de partida establecimos unas coordenadas para orientarnos por el camino. Ahora queremos compartirlas con vosotros de un modo esquemático.

  • Incluir sólo aquellas anécdotas de su vida profesional que revelen una faceta de la personalidad de José Mir Rocafort, Fassman, el modo individualista y único en que desempeñó su trabajo y las ideas que dirigían su labor. Por el mismo motivo, las personalidades importantes que conoció sólo se incluirán cuando estén unidas a circunstancias relevantes de su vida o de su trabajo.
  • Incluir anécdotas de su vida personal necesarias para comprender al hombre. Dentro de los límites que impone el respeto y los lazos familiares, incluiremos todo cuando pueda aproximar su personalidad al lector interesado en conocerle. La entrada anterior de esta bitácora ha sido una muestra de nuestra intención de mostrar al hombre en su ámbito más íntimo.
  • Incluir sus ideas y el modo en que las trasladó a su trabajo. Esto supone tratar en profundidad la hipnosis, la parapsicología y lo que él llamaba dinámica mental aplicada, desde su punto de vista.
    Fassman fue un personaje controvertido en varios campos. Algunos ilusionistas le reprochan haber dejado el espectáculo; los que entienden la parapsicología exclusivamente como investigación de casos y exposición de resultados, cuestionan que fuese parapsicólogo: algunos psicoterapeutas ponen en duda su trabajo como hinoterapeuta por relacionarle con el ilusionismo, ignorando el trabajo que realizó en su despacho y la cantidad de cursos de hipnosis para médicos que impartió en España y en América; otros, por último, confunden su método de dinámica mental con los tantos métodos y cursos de autoestima que ofrece el mercado. Ya es significativo que, a pesar de tantas descalificaciones, el número de pacientes y alumnos del profesor aumentara de día en día y de país en país y que, dieciséis años después de su muerte, le sigan recordando. Esto hace suponer que las controversias obedecen a la falta de información. La biografía debe llenar estas lagunas de tal forma, que resulte útil como libro de referencia y estudio para quienes quieran continuar su trabajo.
  • Procurar, por difícil que resulte, tratar al personaje y su trabajo con la máxima neutralidad.
    Este parámetro que, por razones obvias, supondrá un enorme esfuerzo al hablar del hombre, de su familia y de sus relaciones y actitudes personales, no ofrecerá dificultad alguna a la hora de tratar su trabajo.
    Profesionalmente no pertenecemos al mundo de los fenómenos paranormales. Nuestra postura con respecto a estos fenómenos es estrictamente agnóstica. Nuestra intención es, por lo tanto, exponer los temas con neutralidad permitiendo que el lector extraiga sus propias conclusiones.
  • Exponer y procurar esclarecer sólo aquellas polémicas en las que haya participado el profesor en vida.
    Suponemos que, como en todos los ámbitos profesionales, existen en este campo enemistades. Francamente, ni las conocemos ni nos queremos enterar. La única opinión negativa que influirá en nuestro trabajo es la que tenemos contra los profesionales fraudulentos que perpetran timos aprovechándose de la credulidad de sus clientes.

Por último, queremos responder a una pregunta que nos han hecho varios lectores. ¿Cuándo saldrá la biografía? Nos hemos marcado un año para catalogar el material del que disponemos, recabar más información y material a través de la web y realizar la tarea de investigación necesaria. La redacción definitiva podría requerir unos meses más.


Queremos que sepáis que hacemos un seguimiento diario, tanto la web como de esta bitácora, y que cada día respondemos personalmente a quienes contactan con nosotros. En la sección de temas de la web agregamos un nuevo artículo cada semana. Esperamos vuestra colaboración, ya sea con un artículo o con vuestras opinión en el libro de visitas. Para abrir más puertas al conocimiento y a la diversión a todos los que quieran estar un rato con nosotros, hemos introducido nuevos enlaces, algunos a programas de radio dedicados a lo paranormal.

Gracias otra vez por acompañarnos.

miércoles, octubre 18, 2006

La despedida

Acabo de grabar una entrevista para el programa “Atrévete” de Cadena Digital que se emitirá algún día de esta semana. Fue una entrevista divertida que me permitió hablar de una de las características más sobresalientes del profesor Fassman: su enorme y muy peculiar sentido del humor. Gracias a la reconocida eficiencia de Javier Cárdenas y al anecdotario humorístico del profesor, nos lo pasamos muy bien y creemos que también se divertirán los oyentes que la escuchen. Sin embargo, surgieron dos asuntos muy serios que necesitan explicación.En un momento de la entrevista, Cárdenas me preguntó si mi padre había predicho su propia muerte. Contesté con un rotundo “no” porque comprendí en el acto que no era el momento adecuado para extenderme en explicaciones. La radio tiene su tiempo y una respuesta afirmativa sin matices hubiera supuesto una frivolidad que, tratándose del fallecimiento de mi padre, me resulta, naturalmente, inaceptable. Mi padre no predijo su muerte -como publicó un diario de la provincia de Lleida en grandes titulares a los pocos días de su fallecimiento- al modo en que un futurólogo hace sus predicciones en la prensa. No dijo a nadie que se moría y me consta sin ninguna duda que todos cuantos han afirmado lo contrario se lo han inventado. Pero, ¿sabía que su hora estaba próxima aunque no lo dijera? Tenemos indicios incuestionables para afirmarlo.José Mir Rocafort, Fassman, padeció, durante nadie sabe cuánto tiempo, un cáncer osteogénico. Sufrió sus síntomas sin decírselo a nadie y sin acudir a su médico hasta que no pudo caminar. A sus ochenta y tres años decidió seguir impartiendo sus clases como si no le estuviese pasando nada, recurriendo a un bastón cuando la pierna enferma ya no le respondía. Siguió atendiendo a sus alumnos hasta en la habitación del hospital en el que estuvo ingresado unos días y siguió atendiéndolos en su casa hasta que la metástasis y los medicamentos hicieron mella en su cerebro y ya no pudo hablar. A nadie habló de su enfermedad y nunca mencionó la proximidad de su muerte. Del mismo modo en que decidió seguir trabajando, decidió guardarse lo que pensaba y lo que sentía sobre su propio fin. ¿Qué sabemos entonces? Sólo lo que pueda considerarse revelador en dos experiencias muy personales.Volví a la casa de Sort con mi familia en agosto de 1991, dos semanas después del fallecimiento de mi padre. En la sala, sobre una butaca, encontramos un periódico abierto. Era del 11 de abril, sólo una semana antes de que mi padre decidiera, finalmente, ir al médico. Nos extrañó, tanto como encontrar varias almohadas al pie de su cama, evidentemente utilizadas para levantar las piernas. ¿Pero cómo había podido mi padre conducir de Barcelona a Sort -más de tres horas de viaje- en su estado y por qué no se lo comunicó a nadie? Un amigo suyo del pueblo nos confirmó que, en efecto, mi padre le había llamado por teléfono desde Sort en la noche del 11 de abril para decirle que estaba en la casa. Quedaron en verse al día siguiente, pero no se vieron. Mi padre volvió a Barcelona al amanecer, otras tres horas de viaje y de un dolor inimaginable. ¿Por qué quiso sufrirlo para pasar una sola noche en su casa de Sort, enfermo y solo?Tardamos muy poco en encontrar la respuesta en el jardín. Junto a una fuente de piedra que está en la entrada, había un bote pequeño de pintura azul y una brocha. En una de las piedras de la fuente mi padre había pintado en grandes caracteres el nombre de su madre, Pilar, y la palabra Vida. Entendimos entonces aquel viaje relámpago, doloroso y arriesgado. Antes de permitir que los médicos le confirmaran lo que ya sabía, José Mir Rocafort había querido despedirse de su pueblo, de su casa y de la vida cuyo fin percibía. En ese momento, probablemente el más intenso de su vida, quiso rendir un último tributo a la persona que más había amado: su madre.Otra de las preguntas de Javier Cárdenas fue si mi padre creía en fantasmas y si había tenido alguna experiencia con ellos. Nuevamente hubiera necesitado más tiempo del que concede una entrevista en la radio para matizar la respuesta. El tema de la presencia visible de espíritus en el mundo de los vivos es de una complejidad que no puede despacharse con un par de anécdotas El profesor Fassman nunca se lo tomó a la ligera y nosotros queremos mantenernos fieles a su pensamiento y a su modo de hacer. El espacio de esta bitácora también es limitado y no permite tratar el tema en profundidad. Lo haremos en la biografía. Pero sí puedo adelantar aquí una respuesta a la pregunta de Cárdenas, otra vez con un testimonio personal. Tuve una larga conversación a solas con mi padre en el hospital donde fue operado por una fractura espontánea del fémur. Entre otras cosas me contó, sin ningún dramatismo, con absoluta naturalidad, que hacía varios días que, cada noche, recibía la visita de su madre.

domingo, octubre 15, 2006

¿Rotundamente truco?


Hemos recibido la visita aquí y en la web de un admirador del profesor Fassman que ha querido compartir con nosotros una anécdota. Raimons afirma haber sido hipnotizado por el profesor en un espectáculo de hipnosis. Como explicábamos en el tema "Fassman y el Ilusionismo" que hemos publicado en la web (ampliación de la entrada que aparece en este mismo blog), no se puede afirmar rotundamente que en la hipnosis de espectáculo todo sea truco. Incluimos a continuación el testimonio de Raimons.
Hola,
Me encantaria que salga ese libro. ya que yo lo conoci cuando era muy joven (me saco en una actuacion en Barcelona ,y hipnotizado, me hizo comer una cebolla creyendo que era una manzana.....estaba sabrosa....) a raiz de aquello,empeze a estudiar los poderes de la mente y todo lo que conlleva. Soy aficcionado al mentalismo,y si no hubiera sido por el, no hubiera conocido mis propios limites.

viernes, octubre 13, 2006

Ya tenemos web

Problemas técnicos nos han impedido mantener al día esta bitácora dede el 11 de septiembre. Esperamos que no vuelvan a producirse más incidentes porque tenemos la firme intención de seguir compartiendo con ustedes las incidencias del proyecto.

Finalmente, nuestra web ha llegado a internet. La encontrarán en los enlaces. Está concebida como espacio para anunciar el proyecto y para divulgar temas relacionados con los ámbitos en los que el profesor Fassman desarrolló su trabajo. La web quiere ser también un espacio abierto para que nuestros visitantes puedan publicar artículos sobre temas relacionados con la parapsicología y la hipnosis.

Son muchas las personas que se han dirigido directamente a nuestro e-mail sin escribir ningún comentario aquí. Otros se han enterado de la existencia del proyecto a través de la radio o de la prensa y prefieren prescindir de la tecnología moderna y dirigirse a nosotros por correo o por teléfono. Gracias a quienes se han tomado la molestia de indagar.

Mediante una transacción con Mercado Libre de Venezuela, hemos descubierto BOOKENDS, un vendedor excelente de libros de viejo y -¿coincidencias?- a un familiar de una ex-alumna del profesor Fassman que nos ofrece información.

El Instituto Argentino de Parapsicología nos informa que del 8 al 20 de noviembre tendrá lugar en Buenos Aires la Exposición Fotográfica de Espiritismo, Esoterismo y lo Paranormal. También a Buenos Aires se marcha nuestro amigo Enrique Estéguy para una semana de representaciones en el Sheraton. Nos quedamos envidiando sanamente a los bonaerenses.

Acaban de ofrecernos una entrevista en el programa Atrévete de Cadena Dial y hemos aceptado, por supuesto. Gracias a su productor Gustavo González.

Hasta la semana que viene, esperando que nos visiten en www.fassman.es y se animen a colaborar.