Reportaje realizado por Laia Ruich y Aitor Marichalar para TV3, Televisión de Catalunya

martes, julio 10, 2007

Un sobre escondido nos revela una historia

Tengo ante mi una foto del profesor Fassman con sus alumnos de un curso celebrado en Caracas, Venezuela, en 1970. La foto guarda una historia, como todas las fotos, pero ésta tiene, además, una sorprendente voluntad de comunicarse. Quiere contarnos la historia de una mujer excepcional que posó aquella noche de fin de curso sin siquiera imaginar que, treinta y siete años después, esa foto, su nombre y su vida ejemplar se proyectarían al mundo entero. Y la foto quiere, también, contarnos su propia historia, la extraña historia de cómo llegó hasta aquí.


A finales de 2006, descubrimos en Internet que se ofrecían los cuadernos de unos cursos del profesor Fassman editados a finales de los sesenta. Escribimos a Bookends, la empresa venezolana que vendía los cursos. Enseguida recibimos la respuesta de Ginette González. En uno de los mensajes que le enviamos para ponernos de acuerdo sobre precio y envío, surgió el tema de nuestro proyecto sobre la biografía y el centenario del nacimiento del profesor Fassman. Ginette nos contó entonces que su tía, la profesora Graciela Cárdenas, ya fallecida, había asistido a un curso de Fassman y era una gran admiradora del profesor y que, ¿casualmente?, en aquellos días había descubierto una foto y un folleto del curso de 1970 que su tía había guardado entre sus papeles. Ginette nos ofreció los cuadernos como regalo y prometió hacerlos llegar hasta nosotros a través de su hermana, residente en Alemania, que estaría en diciembre pasando unos días en Venezuela y que podría enviarnos el paquete cuando se encontrara de regreso en su casa.


Y Ginette cumplió su promesa. Los cuadernos llegaron a principios de este año en una caja enviada por su hermana, Adriana, desde Leverkusen. La alegría que nos causó recibirlos hizo que nos pusiéramos a hojearlos enseguida relegando la caja al armario donde, afortunadamente, guardamos hasta lo que no sería necesario guardar. Allí pasó meses guardando un secreto. Esta misma tarde, Ana Braga tuvo que trasladar el material de ese armario a su nuevo despacho y, ¿casualmente?, metió la mano dentro de esa caja llegada de Alemania. Allí encontró un sobre que se había pegado al fondo de la caja, un sobre que Ginette González nos había dirigido el 28 de diciembre de 2006. El contenido nos emocionó. Enseguida comprendimos que aquella foto del curso y todo lo demás, pedían y merecían ser compartidos con todos vosotros.



Por contarlo en orden cronológico, empezamos por un folleto del curso que el profesor Fassman impartió en Caracas en 1970. La fotografía con que iniciamos esta entrada corresponde a la noche en que se celebró el fin de ese curso. Entre los alumnos estaba la profesora Graciela Cárdenas Ramírez. ¿Quién era? ¿Qué dejó? Nos lo cuenta un díptico que se imprimió tras su fallecimiento.






La profesora Graciela Cárdenas creía en sí misma, en su capacidad para se feliz, requisitio indispensable para poder hacer felices a los demás. Lo expresó en su "Creo," un poema escrito para la Cátedra de Desarrollo de la Personalidad de la Universidad de la Tercera Edad.


Si pudiéramos hablar con ella -¿podemos?- le daríamos las gracias, gracias por viajar tan lejos, gracias por no dejarnos tirar esa caja, gracias por salir de pronto del silencio de un armario para contarnos una historia que hoy nos hace sentir un poco mejores.
Gracias, Ginette y Adriana Gozález.
Les recordamos a todos que si pulsan encima de las imágenes, podrán verlas ampliadas. Y a todos deseamos que esta historia les produzca las mismas emociones que nos ha producido a nosotras.
Website de Adriana González: http://www.stoff-art.de/
Entradas relacionadas: "Ya tenemos web", "Correo Generoso"

No hay comentarios: