Reportaje realizado por Laia Ruich y Aitor Marichalar para TV3, Televisión de Catalunya

viernes, junio 29, 2007

Fassman, ese hombre extraordinario





Así titula el profesor Marín una colaboración que nos envía contándonos más anécdotas del profesor Fassman. El profesor Marín ya nos había enviado un mensaje contándonos la relación que tuvo con el profesor Fassman desde que fue uno de los primeros alumnos del profesor Fassman en Barcelona. Volvemos a repetir lo que nos contaba hace algunos meses para que nuestros lectores puedan seguir el hilo más fácilmente. Nos cuenta el profesor Marín:


"En 1960 o 1961, estando yo precisamente en el equipo técnico del Dr. Ferrandiz (padre), surgió en los periódicos la noticia de que el Profesor FASSMAN había regresado a su Catalunya natal. En cuanto me enteré, me interesé por saber donde podía localizarle y, cual no fue mi sorpresa al escuchar del Dr. Ferrandiz que Fassman vivía en su propia escalera, o sea, en la calle Mallorca esquina a Paseo de Gracia. Solo tuve que bajar unos tramos de escalera para encontrarme con el Profesor Fassman, el cual me comunicó que estaba preparando próximamente un Curso de Hipnosis práctica. Ni que decir tiene que me inscribí inmediatamente. En septiembre de 1961 se realizó el primer Curso de Fassman en Cataluña al que, naturalmente, asistí. Este encuentro mío con FASSMAN, fue muy gratificante para ambos, Se unieron el afán investigador mío y la enorme práctica que Fassman traía del continente americano, se juntaron los 26 años que por aquel entonces tenía yo y los 61 años que tenía Fassman. Nos hicimos grandes amigos y compartimos confidencias. Fassman otorgó en ESPAÑA para el Profesor Marín su primer diploma el 20 de Agosto de 1962.


Allá en Junio de 1962, Fassman actuó en el Teatro Calderón de Barcelona presentando un espectáculo de hipnosis teatral donde hizo una demostración de las facultades tan extraordinarias que poseía. Los que le conocíamos nada mas que en la fase de profesor de hipnosis en sanación, nos quedamos asombrados al verlo como hombre espectáculo, Fascinante, tenia en el escenario como unas veinte personas que había seleccionado de entre el público, todas de pié. A una le hacia una hipnosis rapidísima tocándole los párpados con los dedos, echándole una llave de lucha y haciéndole caer a plomo en el suelo donde se quedaba dormido. A otro le decía, busca un punto en el techo, señálalo, y se quedaba tieso apuntando con el dedo (como una estatua de Colón) al techo. A otro lo dejaba cataléptico entre dos sillas. A otro le hacia quedar con las manos pegadas al respaldo de una silla. Así hasta las veinte personas a una velocidad asombrosa. No daba tiempo a seguirlo con la vista. Aquello era todo un curso de hipnosis de espectáculo. Yo tuve la suerte de verle al final de su carrera teatra. Después, solo se dedicó a la enseñanza."
.


Otra vez nuestro agradecimiento al profesor Marín de quien próximamente publicaremos una colaboración en la página "Temas" de la web.

No hay comentarios: